Cesárea mal realizada. Revisión imperfecta de la cavidad uterina. Histerectomía precipitada

A veces se toman decisiones precipitadas, sin pensar en las consecuencias terribles que pueden tener.

Ver texto de la sentencia:

www.garciavalcarcel.com/uploads/2009-237-sentencia.pdf




Urología. Peritonitis urinosa no abordada a tiempo. Falta de consentimiento informado.

Al paciente se le extirpó la vejiga urinaria y la próstata (cistectomía o cistoprostatectomía radical), con construcción “neovejiga” a partir de un trozo de intestino delgado, sin informarle previamente de que esta opción quirúrgica presentaba mayor peligrosidad que la consistente en la colocación de una bolsa permanente en el abdomen para la recogida de la orina.   Desatada además una peritonitis por dehiscencia de sutura no se abordó a tiempo dando lugar a su fallecimiento.

Ver sentencia:

www.garciavalcarcel.com/uploads/2008-348-Sentencia.pdf




Sarcoma no diagnosticado.

En este caso la enferma padecía de un sarcoma sinovial que no fue diagnosticado, dando lugar a su fallecimiento.   La compañía aseguradora del Servicio Murciano de Salud reconoció la negligencia médica e indemnizó a su padre y hermanos sin llegar a juicio.    Los hechos de la demanda están en el siguiente link:

www.garciavalcarcel.com/uploads/2009-177-DEMANDA.pdf




Cáncer de mama. Diagnóstico tardío.

En el presente caso se diagnosticó tardíamente a la paciente un cáncer de mama, y hubo de hacerse una mastectomía que se podría haber evitado en todo caso.   La compañía aseguradora del Servicio Murciano de Salud aceptó indemnizar sin llegar a juicio, con la cantidad de 65.000 €.

Hechos de la demanda.

http://www.garciavalcarcel.com/uploads/2009-91-demanda.pdf




Colangio Pancreatografía Retrógrada Endoscópica.

El uso de la Colangio Pancreatografía Retrógrada Endoscópica (CPRE) puede traer muchos problemas si no se hace bien.

En el presente caso la enferma hubo de soportar un serio calvario.   Teníamos tanta razón al reclamar que la entidad aseguradora procedió a indemnizar sin llegar a juicio.  Hubo transacción judicial.

Ver demanda

http://www.garciavalcarcel.com/uploads/2011-42-Demanda.pdf




Mala atención al parto. Cesárea previa. Rotura uterina. Falta de control cardiotocográfico. Falta de consentimiento informado para abordar un parto vaginal tras cesárea.

En este caso la cliente había tenido una cesárea anterior.   No se estudió si padecía de pelvis estrecha.   En tales condiciones se abordó un segundo parto en el que el feto no descendía, y el monitor cardiotocográfico daba señales alarmantes.   Aún así se abordó el trabajo de parto por vía vaginal, sin obtener consentimiento informado y sin tener monitorizada a la parturienta; tan sólo se empleaba un sonicaid, según se dijo luego, sin que conste en la historia clínica nada al respecto.   Finalmente hubo que practicar cesárea pero la niña que nació murió días después.

Ver el texto de la sentencia:

http://www.garciavalcarcel.com/uploads/Sentencia%202008-24.pdf




Infracción de la lex artis en la asistencia al parto. Parálisis cerebral por hipoxia.

EN EL PRESENTE CASO SE TRATA DE UNA MALA ASISTENCIA AL PARTO AL INDICAR LA GRÁFICA DEL MONITOR QUE HABÍA RIESGO DE PÉRDIDA DE BIENESTAR FETAL SIN QUE LA COMADRONA AVISARA DE ELLO AL MÉDICO GINECÓLOGO RESPONSABLE, LO QUE PROVOCÓ UN RETRASO EN EL NACIMIENTO CON EL RESULTADO DE LESIÓN HIPÓXICO ISQUÉMICA CEREBRAL EN EL RECIÉN NACIDO, QUE QUEDÓ CON PARÁLISIS CEREBRAL.

EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MURCIA CONSIDERÓ QUE NO HABÍA RELACIÓN DE CAUSA A EFECTO ENTRE LO OCURRIDO Y EL RESULTADO DAÑOSO, POR LO QUE ENTENDIÓ QUE SE HABÍA PRODUCIDO UNA PÉRDIDA DE OPORTUNIDAD Y CONCEDIÓ LA MITAD DE LO QUE EN SU CRITERIO DEBÍA CONCEDERSE DE HABER EXISTIDO AQUELLA RELACIÓN.   CONCEDIÓ TRESCIENTOS MIL EUROS.

EL TRIBUNAL SUPREMO CASA LA SENTENCIA PORQUE ENTIENDE QUE SÍ QUE HABÍA RELACIÓN DE CAUSALIDAD, Y ELEVA LA CIFRA A SEISCIENTOS MIL EUROS.

Ver el texto de la sentencia:

http://www.garciavalcarcel.com/uploads/Sentencia%202004-199.pdf

 




Negligencia médica en cirugía laparoscópica

Se trataba de extirpar la vesícula de la paciente por vía laparoscópica.    Una operación que se plantea como sencilla, pero que a veces puede ser mortal.   En este caso no lo fue, gracias a que otros arreglaron el desaguisado que montó el primer cirujano al confundir el cístico con el colédoco, seccionando éste y dejándolo abierto, provocando una peritonitis.   No obstante, las secuelas fueron importantes.

Ver texto de la sentencia:

http://www.garciavalcarcel.com/uploads/Sentencia%202009-178.pdf