Es la Administración Sanitaria la obligada a aportar las pruebas documentales que constituyen la historia clínica, por facilidad probatoria. No puede presumirse la falta de responsabilidad en beneficio de la Administración.

En el presente caso, la gráfica del monitor cardiotocográfico no apareció unida a la historia clínica.   Sin embargo se habló de la existencia de DIPs tipo II, y se hizo una toma del pH.   No cabe suponer que todo fue bien, pese a que la niña nació con hipoxia cerebral que le causó parálisis.

Ver texto