NUEVA LEY DE TASAS JUDICIALES: ¿A QUIÉN LE VA A INTERESAR PLEITEAR?

La inminente aprobación de la LEY DE TASAS en el ámbito de la Administración de Justicia va a suponer un encarecimiento para el ciudadano en el acceso a la tutela judicial. A los gastos comunes de abogado y procurador, y ocasionalmente de Peritos, u otros profesionales como detectives, etc…, y la posibilidad de una condena en costas (que implica que el “perdedor” ha de pagar los gastos del pleito de la parte “vencedora”), hay que sumar ahora el pago de las tasas.

No es algo nuevo, pues desde hace unos años existe la obligación del pago de tasas judiciales, regulada en el art. 35 de la Ley de Medidas Fiscales Administrativas y del Orden Social, pero con una importante diferencia respecto a la nueva Ley, y es que, hasta ahora, estaban exentas de pago las personas físicas, las entidades total o parcialmente exentas del impuesto de sociedades, y las entidades de reducida dimensión (aquellas cuyo importe neto de cifra de negocios sea inferior a ocho millones de euros). En la práctica, pues, no afectaba al ciudadano medio.

La prevista Ley de Tasas Judiciales no tiene “piedad”. Sólo están exentas las personas que tengan reconocido el derecho a la justicia gratuita (para lo que hay que cumplir unos requisitos muy restrictivos), y organismos de la Administración. Conforme al Proyecto de Ley, se establece una cantidad fija en función de la clase de procedimiento, así, por ejemplo, 150€ para un juicio Verbal (aquellos de cuantía inferior a 6.000€), y 300€ para un Juicio Ordinario.   Eso supone que, por ejemplo, para un pleito de 3000€ pongamos en reclamación de una indemnización a una aseguradora, el ciudadano tiene que pagar: tasa 150€; abogado 945€ más IVA; procurador 150€ más IVA; si necesita una pericial médica, otros 200€ más IVA; a lo que hay que añadir el riesgo de una condena en costas. Sólo si gana el pleito con costas para el contrario, se recuperará el coste de abogado, procurador y perito, pero no la tasa.   ¿realmente, a quién le va a interesar pleitear?  Los jueces van a esta muy tranquilos a partir de ahora, sólo tendrán que resolver los problemas de “los ricos” que, me temo, serán los únicos que tendrán de la tutela judicial.

ANTE ESTA SITUACIÓN, ¿CUAL ES NUESTRO CONSEJO?: PRIMERO, QUE SE ASESORE MUY BIEN DE LOS GASTOS QUE VA A TENER SU PLEITO EN CASO DE DECIDIRSE POR LA VÍA JUDICIAL; Y SEGUNDO, SI PUEDE, Y LA OTRA PARTE ESTÁ DISPUESTA, QUE ACUDA A LA “MEDIACIÓN”.

(Por Raquel García-Valcárcel R.C, Cofundadora de GV&C)