Mala asistencia al parto. Niño de nalgas.

En este caso el ginecólogo confundió las nalgas con la cabeza.   Pensó que todo iba bien y se fue a hacer otras cosas.  Pero eran las nalgas, no la cabeza, y el error resultó en la muerte de la criatura.

Ver sentencia:

www.garciavalcarcel.com/uploads/2002-156 Sentencia_Censurado.pdf