Cardiología. Pérdida de tiempo.

Hay que ser oportuno, y operar cuando se debe hacer.   No se puede estar mareando la perdiz, y luego, cuando la situación es ya muy difícil de resolver, no hacer nada ante el riesgo de muerte.   La consecuencia no podía ser otra que la muerte.

No hubo necesidad de llegar a juicio.   La parte contraria se allanó a la demanda.

Ver demanda: PINCHA AQUÍ